5 cosas que no debemos olvidar en Twitter

Twitter se ha vuelto una herramienta fundamental para todos los que hacen política o desean informarse acerca de temas políticos. Si bien ya hemos hablado sobre las limitaciones que tiene esta red – y todas – en términos de representación del electorado, el escenario de Twitter es ineludible en campaña. Cualquiera puede utilizar esta red de forma casi intuitiva; pero compartimos cinco premisas que no debemos olvidar para hacer un uso efectivo de su potencial.

  1. Twitter es una conversación: sin interacción Twitter pierde sentido. No debemos tentarnos con la posibilidad de dar actualizaciones sobre el estado de la campaña, compartir fotos y comunicados oficiales y no conversar con otros usuarios y otras cuentas porque se pierde el espíritu de la red. Asimismo, una cuenta que no responde a ningún comentario o que no da likes y retweets parece poco natural. Dicho esto, es importante tener definida una estrategia de interacción – sobre todo en tiempo de campañas – para que las respuestas sean consistentes.
  2. Twitter es terreno fértil para periodistas: un público particular dentro de esta red son los periodistas, que estarán atentos a la información que pueda servir para narrar la campaña, venga del candidato o no. No debemos olvidarnos de que la cuenta les servirá como insumo y que incluso, muchas veces, chequearán su feed antes que las gacetillas. Es clave tener esto en cuenta a la hora de estructurar mensajes que puedan resultarles atractivos.
  3. Twitter tiene sus propios líderes de opinión: Twitter no representa a la totalidad del electorado, pero no podemos dejar de tener en cuenta al grupo que representa, en su mayoría involucrado con la conversación política. Dentro de la comunidad de Twitter hay líderes de opinión a los que conviene seguir para saber cuáles son los asuntos que interesan al público que representan en distintos momentos de la campaña.
  4. En Twitter no hay zafras: a diferencia de la comunicación tradicional de campaña, que era intensa por momentos y luego desaparecía hasta la próxima campaña, en Twitter no es válido estar solo durante algunos períodos y entrar en un período de inactividad hasta nuevo aviso. Se requiere una planificación consistente y constante para que la conversación se mantenga siempre activa.
  5. El diseño importa: en redes sociales la espontaneidad es una clave, así como la rapidez; pero los usuarios se inclinan a cuentas que tengan una lógica en sus posteos, una línea estética determinada y un orden. Por lo tanto, la cuenta de Twitter deberá ser tratada como un canal más en la campaña y ser coherente con la estética planificada para el resto de la campaña. En definitiva, la unidad en la imagen del candidato es muy importante para su posicionamiento.