Nuestra campaña no está aislada

En plena campaña solemos considerar el rol de los medios, de los electores y de la competencia, pero estos no son los únicos agentes que tienen un rol de peso en el escenario político: hay distintos agentes, como algunas empresas, sindicatos o agrupaciones, que también marcan la agenda e interpelan a la política constantemente.

Esto es algo que no podemos olvidar durante la campaña: no estamos dirigiéndonos solamente al electorado, nuestro mensaje también convive con estos grupos y estos pueden tener injerencia en la opinión pública y en los medios, trastocando la visión que tiene nuestro público objetivo sobre nosotros, o en un futuro período de gestión.

Muchas veces olvidamos el resto de los factores y nos enfocamos en el núcleo duro de nuestro electorado, aislándonos del resto de la población: esto puede cambiar nuestro marco y podemos olvidar que debemos acercarnos a la mayor cantidad de ciudadanos posibles.

Hoy día la comunicación durante la campaña no puede ser concebida como algo aislado: debe considerar su entorno a la hora de emitir cualquier mensaje. Esto no significa que no podamos tomar una postura en temas coyunturales, pero debemos comprender y anticiparnos a las reacciones que nuestras acciones puedan tener en los medios y la opinión pública.