Planificación vs. agenda del día

Las redes sociales nos han acostumbrado a tener los contenidos planificados con cierta antelación, para poder ordenar y distribuir todos los mensajes que queremos en un cronograma previamente estipulado. Si bien este criterio funciona muy bien para otras gestiones de redes, en las campañas la agenda del día es de vital importancia y le debemos prestar especial atención. ¿Cómo debemos, entonces, planificar los contenidos en redes?

Si bien es importante tener contenidos preparados para trabajar nuestra propia agenda y anticiparnos en la organización, es importante que los contenidos no estén programados con antelación, sino que funcionen como una guía. Se pueden estipular y mantener formatos, días en los que se publicarán frases, videos o testimonios, pero debemos siempre considerar que la agenda del día y los temas que estén en el tapete pueden volver obsoletos los temas que pretendíamos plantear e incluso el hablar de otras cosas puede confundirse con una desconexión con nuestro electorado.

Las redes sociales exigen contenidos constantes y disruptivos, pero también implican respuestas inmediatas a los temas de coyuntura. En redes sociales no hay un minuto que perder, y la agenda del día tiene un lugar prioritario. Si bien el programar contenidos con antelación nos puede dar un buen marco, es de vital importancia que no nos limitemos a ello y nos enfoquemos más en lo que los usuarios piden.