Redes en saldo negativo

Antaño, el electorado tenía muy pocas oportunidades para manifestar su opinión sobre el gobierno, solo cuando se presentaban frente a las urnas. Sin embargo, las redes sociales han dado voz a la ciudadanía y permite que manifieste su postura frente a la situación política con un par de clicks. Esto también permite a los candidatos poder monitorear la opinión pública constantemente – las encuestadoras siguen teniendo vigencia pero las redes permiten un trabajo diario al alcance de todos -.

A su vez, también les concede a los candidatos una voz constante: en las redes tienen una plataforma para comunicar siempre que quieran e incluso responderles a aquellos que los interpelan por este canal. No obstante, esto puede resultar desmotivante: en un universo de bots y trolls, las críticas suelen ser protagonistas.

Es importante tomar en cuenta que, a la hora de exponerse en un medio público y comunicarnos con una marca o figura pública, solemos hacerlo cuando tenemos críticas, más que para halagarlo. Varias plataformas de análisis de métricas sociales contemplan esta tendencia y no consideran grave tener más comentarios negativos que positivos, dentro de cierto margen porcentual. Esto no significa que debemos ignorar los comentarios negativos: debemos leerlos, responder cuando podamos y considerar estas críticas para crecer y mejorar. Pero es importante tener en consideración que la cantidad de comentarios negativos no son representativos, y tratar de tomarlos como críticas constructivas en lugar de como ataques que nos destruyen.