¿Son las redes sociales representativas de las urnas?

La ansiedad durante las elecciones suele traducirse en especulación: durante toda la carrera hacia las urnas,  las redes sociales pueden transformarse en nuestra fuente de confianza para predecir qué sucederá el día de las elecciones. Sin embargo, es importante tomar en consideración que estas tienen un amplio margen de error.

Comencemos por nuestras propias redes sociales: generalmente, si nos basamos en lo que leemos en nuestros feeds, encontraremos una clara tendencia política similar a la propia. Esto no es casualidad: muchas veces uno incurre en burbujas mediáticas al consumir contenidos con inclinación ideológica similar a la propia, o tener amigos y familiares con visiones alineadas. Esta falsa noción de la opinión pública nos puede llevar a predecir resultados que no están basados en la realidad del país tal como los muestran las redes sociales, sino en nuestra propia realidad que no necesariamente se acopla a la de la mayoría de la ciudadanía.

Por otro lado, si bien podríamos hacer un barrido de redes sociales para tener opiniones que trasciendan nuestra burbuja, el sentimiento en redes sociales no siempre garantiza el que se tendrá frente a las urnas: fenómenos como la espiral del silencio tienen un rol fuerte en estas plataformas y no podemos fiarnos completamente de lo que la gente comparte en redes sociales, ya que no necesariamente representan lo que el electorado va a votar.

Es importante tomar con extremo cuidado los datos que encontramos en las redes sociales, en lugar de considerarlos una verdad absoluta. Estos pueden no ser representativos de la realidad de cara a las elecciones.