Whatsapp, la red social protagonista en las campañas

Cuando hablamos de redes sociales, inmediatamente pensamos en Facebook, Twitter, Instagram o Linkedin. Sin embargo, muchas veces olvidamos que el servicio de mensajería instantánea más popular en Latinoamérica, Whatsapp, también califica como una red social y puede ser utilizada como una herramienta para las campañas.

La campaña de Jair Bolsonaro en Brasil es un claro ejemplo del poder que puede tener esta aplicación: con grupos de difusión de casi 300 personas a la vez, conversaciones encriptadas y la posibilidad de difundir información con un canal bidireccional sin otros usuarios interceptando el mensaje, es una nueva modalidad a la que debemos prestar atención.

Debido a que las conversaciones son fácilmente reenviables y difíciles de rastrear al mensaje original, es una forma fácil de distribuir información falsa con impunidad, y ya hemos visto cómo ha sido utilizado con estos fines en época electoral.

Más allá de quienes la utilizan con fines antidemocráticos, whatsapp es una gran herramienta para comunicarse en grupo o de forma más cercana con los electores: el mensaje difícilmente pase desapercibido y, en algunas campañas, ha sido una herramienta para que los electores puedan entablar “conversaciones” con el candidato.

Es importante tener especial cuidado con cómo manejamos los números de teléfono de los usuarios a los que deseamos acercarnos: esta red social es más privada, por lo que contactarse con personas que no dieron sus datos se toma como una invasión. Los grupos de Whatsapp, por otro lado, son una gran forma de crear comunidad pero muchas veces se da una atomización de información que dificulta destacar el contenido importante. Por ahora, se trata de una red social sin posibilidad de pauta, por lo que el contenido y su alcance se da de forma orgánica y con contactos que ya debes tener en lugar de desconocidos.